¿Qué es él SEA?

SEA sig­nifi­ca Sala de Equi­lib­rio y Armonía. Es la creación de una sala pla­cen­tera en un ambi­en­te de des­can­so, con­fort y armonía con téc­ni­cas que ayu­dan a dis­minuir el estrés que harán que el colab­o­rador ten­ga mejor enfo­que, más energía  y capaz de afrontar sus desafíos diar­ios.

En SEA se abar­can los sigu­ien­tes tipos de ter­api­as:

  • Aro­mat­er­apia:

El efec­to que tiene es rela­jar. Con­sis­te en uti­lizar aceites de hier­bas y otras plan­tas aromáti­cas para que apli­cadas en el cuer­po, logren la rela­jación o el aliv­io de un dolor o trastorno.

Esta téc­ni­ca, basa su efi­ca­cia en dos mecan­is­mos bási­cos: el sen­ti­do del olfa­to y la capaci­dad absorben­te de la piel. Se afir­ma que la inhalación de deter­mi­nadas fra­gan­ci­as hace que el cere­bro libere pro­duc­tos quími­cas que com­bat­en el estrés y la fati­ga.

  • Abra­zoter­apia:

Pare­ce increíble todo lo que puede curar, com­pen­sar, mejo­rar y pre­venir un sim­ple y amoroso abra­zo.

  • Humor:

Gen­era may­or pro­duc­tivi­dad y dis­min­uye el estrés. De ser con­sid­er­ado como un coad­yu­van­te del bien­es­tar, del mejo­ramien­to de la orga­ni­zación y de la per­sona.

  • Musi­coter­apia:

Influye sobre el rit­mo res­pi­ra­to­rio, la pre­sión arte­ri­al, las con­trac­ciones estom­acales y los rit­mos hor­monales. Los rit­mos cardía­cos se acel­er­an o se vuel­ven más lentos de for­ma tal que se sin­cronizan con los rit­mos musi­cales. Tam­bién se sabe que la músi­ca puede alter­ar los rit­mos eléc­tri­cos de nue­stro cere­bro. Los inves­ti­gadores han pro­duci­do evi­den­cia de la habil­i­dad de la músi­ca para dis­minuir el dolor, mejo­rar la memo­ria y reducir el estrés.

  • El Masaje:

Cuan­do nue­stros mús­cu­los se encuen­tran ten­sos o han sido someti­dos a demasi­ado esfuer­zo, acu­mu­lan sus­tan­ci­as de dese­cho que cau­san dolor, rigidez, e inclu­so, espas­mos mus­cu­lares. Al incre­men­tar la cir­cu­lación hacia y des­de los mús­cu­los, el masaje acel­era la elim­i­nación de estas sus­tan­ci­as tóx­i­cas y dañi­nas. A la vez, el masaje hace que llegue san­gre y oxígeno fres­co a los teji­dos con lo que se alig­era el pro­ce­so de recu­peración de lesiones y numerosas enfer­medades.

Ayu­da a lib­er­ar sus­tan­ci­as lla­madas endor­fi­nas que nos dan una sen­sación de bien­es­tar y ayu­dan a com­bat­ir el dolor, ayu­dan a que los mús­cu­los man­ten­gan su flex­i­bil­i­dad.

Ayu­da a reducir el estrés. Si recor­damos que más de dos ter­ceras partes de las enfer­medades están rela­cionadas con el estrés, nos dare­mos cuen­ta de una de las razones por las que el masaje es tan ben­efi­cioso para la salud.

Ayu­da a com­bat­ir la depre­sión y los esta­dos de áni­mos neg­a­tivos, ali­vian dolores de cabeza cau­sa­dos por la ten­sión nerviosa y dolores mus­cu­lares de espal­da, nervio ciáti­co y mejo­rar la condi­ción de la piel, cura tam­bién artri­tis y lesiones deporti­vas.

El masaje puede emplearse solo o como parte de un plan para mejo­rar la salud en el que se incluyan otros ele­men­tos como la ali­mentación, el ejer­ci­cio o la med­itación.

El Porqué de SEA:

El estrés lab­o­ral es un con­jun­to de reac­ciones emo­cionales, cog­ni­ti­vas, fisi­ológ­i­cas y del com­por­tamien­to del tra­ba­jador a cier­tos aspec­tos adver­sos o nocivos del con­tenido, entorno o la orga­ni­zación del tra­ba­jo.

  • Se ha vis­to como el resul­ta­do de la inter­ac­ción entre las deman­das en el tra­ba­jo y con­trol que el tra­ba­jador ejerce sobre él.
  • De inter­ac­ción entre deman­das del tra­ba­jo, el con­trol del tra­ba­jador y el apoyo social. De Tal for­ma que un nivel alto de apoyo social en el tra­ba­jo dis­min­uye el efec­to del estrés, mien­tras que un nivel bajo lo aumen­ta.
  • Puede ser debido al desajuste entre las deman­das del entorno y los recur­sos de los tra­ba­jadores para afrontar­los, es decir, la fal­ta de ajuste entre las habil­i­dades y capaci­dades del tra­ba­jador y las exi­gen­ci­as y deman­das del tra­ba­jo a desem­peñar.
  • Inclu­so el estrés lab­o­ral se pro­duce cuan­do el tra­ba­jador real­iza un alto esfuer­zo y recibe baja rec­om­pen­sa.

Importancia para la organización:

Para toda orga­ni­zación, la salud del cap­i­tal humano debe con­ver­tirse en un tema estratégi­co para mejor su com­pet­i­tivi­dad. Com­pro­miso de mejo­rar la cal­i­dad de vida de la fuerza lab­o­ral, reducir el estrés y absen­tismo.
Los emplea­d­os que hacen una pausa a la mitad de su horar­io lab­o­ral mejo­ran su pro­duc­tivi­dad y con­cen­tración. Un estu­dio de la Agen­cia Espa­cial Norteam­er­i­cana (NASA) señala que quien duer­me una sies­ta (26 min­u­tos es el tiem­po ide­al según la inves­ti­gación) mejo­ra su rendimien­to en un 34%
Las alteraciones pro­lon­gadas en la cal­i­dad y can­ti­dad de sueño se aso­cian además a la apari­ción de dis­tin­tas enfer­medades como obesi­dad, dia­betes e hiperten­sión e incre­men­tan nues­tras prob­a­bil­i­dades de come­ter errores o sufrir acci­den­tes. Según los espe­cial­is­tas, una sies­ta con­tro­lada, de no más de 20 a 30 min­u­tos denom­i­nada pow­er nap per­mite reini­ciar el día, cuan­do el cere­bro se blo­quea frente a las exi­gen­ci­as y la can­ti­dad de infor­ma­ción que recibi­mos y com­pen­sar en parte la deu­da de sueño.